El Txindoki AT premia la participación en el memorial Josetxo Imaz



Sin duda un año este 2020 para recordarlo y no precisamente por las facilidades que ha dado y está dando en todos los ámbitos en nuestro día a día.


El atletismo como cualquier otro deporte no se queda atrás y, si a nivel federado después de un parón de 4 meses desde el 11 de marzo al 11 de julio volvía a la actividad y ha tenido competición durante 16 semanas seguidas, tres meses y medio, hasta el domingo 25 de octubre (para el anecdotario señalar que el primer atleta urdiña en participar aquel sábado 11 de julio en Pamplona fue Unai Mendizabal Lekuona y el ultimo el domingo 25 de octubre en Granollers también ha sido Unai) con la celebración de competiciones a nivel de campeonatos autonómicos, estatales, pruebas de libre participación y la inauguración de la bonita nueva pista de atletismo de Altamira en este periodo.



Otro apartado muy distinto ha sido el atletismo a nivel popular, en el cual la situación está siendo más difícil. Si las últimas carreras populares de ruta en Euskadi fueron el domingo 8 de marzo antes del estado de alarma y transcurridos 8 meses que se cumplen este domingo 8 de noviembre, fecha que en el calendario marcaba la celebración de la reina de las carreras populares la Behobia San Sebastián que ya se suspendió hace un tiempo, en este periodo solo se ha celebrado una carrera popular de ruta en Euskadi, el XX memorial Josetxo Imaz, que se disputo como los últimos 20 años ininterrumpidamente el último domingo de septiembre, este año día 27.



De la repercusión que tuvo este año la carrera en los medios de comunicación ya se ha hablado y escrito bastante y pasará a la historia sin quererlo por ser la primera carrera popular en ruta en Euskadi después del estado de alarma. En situación de alerta sanitaria que debería haber sido la punta de lanza para la organización de más carreras pero que desgraciadamente no ha sido así y con este nuevo estado de alarma podía ser la única que se haya celebrado antes de que acabe esté fatídico año 2020.


El Txindoki Grupo Jaso Autowag AT, como organizador del memorial Josetxo Imaz y al ser esta ultima una edición muy especial en su veinte aniversario que no pretendía ser tan especial en un principio, ya que ha tenido que reinventarse con la preparación de unos protocolos que aprobó el departamento de sanidad del Gobierno Vasco en los que se incluía la participación máxima de 300 atletas, con salidas escalonadas, prácticamente sin público en las cercanías de la salida y llegada, sin entrega de premios en la llegada etc. Y que por primera vez en veinte años la salida y llegada de la carrera fue en la localidad de Beasain, cuna natal del recordado atleta y entrenador urdiña, ha tenido un detalle en forma de premio para el recuerdo a la fidelidad y constancia después de hacer un laborioso trabajo en forma de cribado (que palabra tan famosa ahora) para con los únicos cinco atletas, además todos ellos ordiziarras, que han participado y terminado las veinte ediciones de la carrera desde aquel lejano 30 de septiembre del 2001 en Altamira hasta este pasado 27 de septiembre en las pérgolas de Beasain.


Aun sabiendo que la carrera tiene muchos fieles atletas sobre todo goierritarras que intentan correrla cada año, es harto difícil que por una causa u otra alguna vez no la hayan podido realizar, como así lo han logrado los ordiziarras Manuel Etxarri, Juan Mari Galparsoro, Iñaki Balluerka, Josi Etxebarrieta y Xabier Mendizabal, que a la hora de darles el premio, que bien lo agradecieron, ya empezaron a comentar las peripecias y anécdotas que han tenido todos ellos en estos veinte años para con la carrera y no faltar a ella.



Sin más significar desde el Txindoki AT el agradecimiento a todos ellos por lo conseguido, demostrando que son buenos deportistas y que a buen seguro querrán continuar con la difícil tarea de no faltar (como la organización) con la carrera popular que une las tres principales localidades del Goierri en recuerdo de Josetxo Imaz cada último domingo de septiembre, el año que viene en su casa, Ordizia.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo